Logo - Tratadas por ser mujerLogo - Tratadas por ser mujer

EN CUESTIÓN DE GÉNERO, LA TRATA NUNCA FUE NEUTRAL.

– EN CUESTIÓN DE GÉNERO, LA TRATA NUNCA FUE NEUTRAL.

DEFINICIÓN TRATA, ELEMENTOS DEL DELITO Y FINALIDADES.

La Trata de Seres Humanos es un delito grave que vulnera los Derechos Humanos.

La esclavitud del siglo XXI es invisible y se nutre de la desigualdad, la pobreza, la impunidad y la injusticia. La Trata de Seres Humanos es un delito grave que vulnera los Derechos Humanos. Cada año, existen 2,5 millones de víctimas en el mundo, aunque se calcula que sólo se identifica 1 de cada 20 personas . No existe ningún lugar en el mundo a salvo de este crimen, ya que 142 países que representan el 94% de la población mundial están afectados por la Trata, ya sea como país de origen, tránsito o destino. Las personas tratantes aprovechan la situación de vulnerabilidad que rodea a las víctimas para obtener un beneficio, económico o en especie, como consecuencia de la explotación ejercida. El artículo 3 del Protocolo de Palermo del año 2000, en el marco de la Organización de las Naciones Unidas, define por primera vez de forma consensuada el delito de trata. Por 'trata de personas' se entenderá el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.
El delito de trata de seres humanos se configura, por lo tanto, a través de tres elementos:
1
UNA SERIE DE ACCIONES.
Captar, transportar, trasladar, acoger o recibir a una persona.
2
UTILIZANDO UNA SERIE DE MEDIOS ILÍCITOS.
Amenazas, fuerza u otras formas de coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o a la concesión o recepción de pagos o beneficios.
3
CON UNA FINALIDAD.
Someter a la persona a explotación.
La explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos; La explotación se puede llevar a cabo por parte del o de las personas tratantes para obtener un beneficio monetario o en especie.
alt
El consentimiento de la víctima será irrelevante y no se considerará válido siempre que se haya recurrido a alguno de los medios ilícitos recogidos en la definición. En el caso de los y las menores de edad (personas de menos de 18 años) se considerará que existe el delito de trata, aunque él o las personas tratantes no hayan recurrido a ningún medio ilícito.
Las personas tratantes adaptan su estrategia y su forma de actuar a las características y a la situación personal de la víctima, por ejemplo, a su edad, su nivel cultural, su situación económica, etc. En función de esas características personales utilizarán unos medios u otros para engañarla, someterla y explotarla.
La trata se puede producir tanto dentro de las fronteras de un Estado (trata interna), como cruzando fronteras internacionales (trata internacional).
El delito de trata de personas puede llevarse a cabo por personas individuales, por grupos informales que se ponen de acuerdo para la comisión del delito, o por parte de redes criminales organizadas (mafias) que cuentan con una estructura compleja y que actúan con una vocación de permanencia en el tiempo para la comisión del delito.
alt
Algunas tipologías de trata son formas de violencia contra la mujer porque afectan a nivel global desproporcionadamente a las mujeres y a las niñas por el mero hecho de serlo. La trata como forma de violencia contra la mujer, tiene lugar en múltiples escenarios y, por lo común, impacta y/o involucra a una multiplicidad de actores como son, entre otros, las víctimas, sus familias, los intermediarios locales, transportistas, las redes delictivas o delincuentes individuales, las autoridades y a la sociedad civil.
1
Trata para explotación sexual (comercial o no), incluida la pornografía.
2
Trata con fines servidumbre y esclavitud sexual.
3
Trata para matrimonio forzado.
alt
Además, existen otras finalidades de trata, como la trata con finalidad de explotación para realizar actividades delictivas que, cuando afectan a las mujeres están especialmente invisibilizadas y dan lugar a graves violaciones de derechos humanos que tienen como consecuencia su revictimización a través de hechos como la imposición de penas de cárcel, retirada de menores a cargo y órdenes de expulsión consecuencia de los delitos que la víctima se ha visto obligada a cometer debido a la situación de trata en la que se encontraba. Por otra parte, existen otras finalidades de la trata altamente feminizadas propios de otros contextos o realidades que, si bien no abordaremos en este curso, cabe mencionar, como son la gestación forzada y/o la explotación sexual en el marco de conflictos armados.
A pesar de los avances en el abordaje de la trata experimentados en España en las últimas décadas, la sociedad, así como profesionales clave que intervienen en el ámbito de la acción e inclusión social, salud, y de la violencia de género, tanto desde el ámbito público como en el privado, todavía no tienen la suficiente información, sensibilización y conocimiento con relación a las diferentes y múltiples manifestaciones de la violencia machista y la trata como una forma de violencia de género.
Esto tiene como resultado:
Indiferencia, confusión, normalización, minimización de su impacto e importancia.
Falta de detección, identificación, protección y apoyo adecuado y suficiente.
Dificultades y obstáculos en el acceso a derechos.
Revictimización e impunidad, como consecuencia de todo lo anterior.

LA TRATA Y LA VIOLENCIA DE GÉNERO SON DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA.

alt

TRATA CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL, INCLUIDA LA PORNOGRAFÍA.

El segundo negocio más lucrativo que existe en el mundo.

La trata y la violencia de género son dos caras de la misma moneda.
La definición de trata que recogen el Convenio del Consejo de Europa y la Directiva Europea 2011/36 contempla que la explotación “incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena o bien otras formas de explotación sexual...”. En el contexto de estas directrices, deben estar presentes (en el caso de personas adultas) los tres elementos de la definición del Convenio –medios, fines y acción– . Aunque la legislación nacional puede apartarse del texto del Convenio, en especial por lo que respecta a la necesidad de demostrar o no la utilización de algunos medios (engaño, fraude, coacción) para identificar la trata con fines de explotación sexual, a efectos de estas directrices, nos remitiremos y nos basaremos en la Ley modelo contra la trata de personas de la ONUDD, que propone que el término “explotación de la prostitución ajena” se entenderá como “la obtención ilícita de beneficios financieros u otro tipo de beneficios materiales mediante la prostitución de otra persona”.
Por lo que respecta a la “explotación sexual”, no existe una definición legal internacional consensuada. La Ley Modelo de LA ONUDD define el término “explotación sexual” como “la obtención de beneficios económicos o de otro tipo mediante la participación de una persona en la prostitución, la servidumbre sexual u otros tipos de servicios sexuales, incluidos los actos pornográficos o la producción de material pornográfico”.
alt
alt

Marta.

alt
Marta es una mujer española de 22 años de edad. Siempre quiso ser actriz o modelo. A través de una amiga, conoce de una supuesta agencia de publicidad que le ofrece mucho dinero a cambio de hacer un reportaje en ropa interior. Las condiciones de trabajo suponen desplazarse a otra provincia durante 3 meses con todos los gastos cubiertos.
Marta piensa que es su gran oportunidad para ganar dinero y visibilidad. Tras aceptar la oferta de trabajo, la persona con la que siempre ha estado en contacto acude a buscarla. Nada más subirse al coche le pide su documentación, con la excusa de arreglar unos permisos, bajo la promesa de devolvérsela en unos días. Tras 5 horas de viaje llegan a una casa muy grande, con un gran jardín. Le comunican que allí es donde se alojará junto con otras mujeres, donde realizarán el reportaje.
Unos días más tarde, un hombre desconocido les informa que comenzarán con las grabaciones al día siguiente, y que para celebrarlo esa noche harán una fiesta con todo el equipo.
A la fiesta acuden muchos hombres, de diferentes edades. Hay mucho alcohol y drogas. Al día siguiente Marta no recuerda nada. Se encuentra muy mal, y tiene moratones por todo el cuerpo. Las noches siguientes sucede lo mismo. Las mujeres son obligadas a consumir alcohol y drogas y son agredidas sexualmente. Todo se grava y posteriormente se sube a internet.
Ante la queja y resistencia de algunas mujeres, reciben agresiones, chantajes y amenazas con no ver nada de dinero y/o con difundir sus imágenes entre sus amistades y familiares.
Indicadores y elementos principales
La trata puede ser  tanto  transnacional como  interna. 
Las personas tratantes pueden ser personas individuales, grupos informales y/o redes criminales organizadas.
La finalidad del/ de las personas tratantes es el lucro económico.
El engaño se puede producir con relación a la actividad que la persona va a desarrollar o con relación a las condiciones reales en las que se ejerce dicha actividad.  
La víctima es obligada a realizar actos de naturaleza sexual en contra de su voluntad.
La explotación sexual puede tener lugar en espacios físicos abiertos (vía pública, parques, etc.), en espacios físicos cerrados (locales, pisos, chalets) o en espacios virtuales. 
La víctima es objeto de abusos y violencias (psicológica, física, sexual y económica).
A la víctima se le retiene el pasaporte y los documentos de identidad.
La víctima es amenazada con ser denunciada ante las autoridades por su estatus irregular como migrante y/o ser sometida a violencia de cualquier tipo, ella o su familia. 

La trata está al servicio de la violencia machista.

alt

TRATA CON FINES DE SERVIDUMBRE Y ESCLAVITUD SEXUAL.

Una mujer esclavizada debería reconocerse en nuestra idea de violencia machista.

Para saber en qué consiste la servidumbre sexual o la esclavitud sexual, debemos referirnos al contexto internacional, ya que no existe una definición a nivel statal. La Ley Modelo de la UNODC sobre la trata de personas define servidumbre como “las condiciones de trabajo o la obligación de trabajar o prestar servicios de los que la persona en cuestión no puede escapar y que no puede modificar”.
Por otro lado, para entender en qué consiste la esclavitud, debemos referirnos a la Convención sobre la Esclavitud de 1926 en el que se define como “el estado o condición de un individuo sobre el cual se ejercitan los atributos del derecho de propiedad o algunos de ellos”. 
 La trata de mujeres para la servidumbre o esclavitud sexual se caracteriza por el hecho de que la explotación sexual tiene lugar para beneficio directo del propio del tratante y no comporta un lucro económico para este. La finalidad por parte del tratante no es obtener una ganancia económica, sino en especie, en su propio beneficio.  Es una finalidad de explotación frecuente en contextos de conflicto armado.
A menudo podemos observar la concurrencia de trata con finalidad de servidumbre/esclavitud sexual con servidumbre doméstica, en la  que la persona sometida es  explotada también laboralmente para la realización de las tareas del hogar. 
alt

Mariana.

alt
Mariana vivía en Paraguay. Su familia pasaba dificultades económicas porque había contraído deudas que no podían pagar e iban a perder la casa. Ella es la hermana mayor y trabajaba en servicio doméstico para ayudar a su familia, pero sus ingresos eran muy bajos y no llegaban a cubrir las necesidades familiares. A través de una conocida, tuvo conocimiento de que un hombre español estaba ofreciendo trabajo de interna en su finca en el sur de España. Ofrecía un buen salario como empleada de hogar, realizando las tareas de la casa y cuidando de su madre, una mujer mayor con problemas de salud. Mariana aceptó el trabajo y el hombre realizó todos los trámites para que ella pudiera viajar a España. Contrajo con él una deuda por los costes del viaje que le dijo que se los iría descontando de su salario, una vez empezara a trabajar. A su llegada a España, Mariana fue recogida por su empleador que la trasladó hasta la finca, que se encontraba aislada, a 8 kilómetros del pueblo más cercano. A los pocos días, su empleador entró en su habitación y le dijo que tenía que mantener relaciones con él cuando él se lo demandara y a diario la forzaba. Mariana estaba asustada, no sabía cómo pedir ayuda y necesitaba poder mandar dinero a su familia para que no perdieran su casa. Permaneció varios meses en situación de servidumbre sexual hasta que se armó de valor y una noche huyó al pueblo. En el pueblo pudo explicarle a una mujer la situación en la que se encontraba y ésta la acompañó a la Comisaría donde puso una denuncia.  
Indicadores y elementos principales
Pueden ser casos de trata transnacional y/o interna. 
La víctima sufre violencia sexual continuada por parte de la persona tratante.
La víctima es confinada  en el lugar en que se somete a la persona a servicios de manera forzada y sufre aislamiento, tiene prohibida o limitada su capacidad de comunicación con su familia y amistades. 
El delito se comete en un entorno privado, y es, por tanto, difícil acceder e investigar. 
Se produce una mayor incidencia en mujeres migrantes en situación irregular, debido a su situación de vulnerabilidad.  
Existe un trato degradante hacia la víctima (es objeto de insultos, abusos y violencia, duerme en espacio compartido o inapropiado, tiene acceso restringido o limitado de alimentos).  
La víctima es captada mediante simulación de de una relación de pareja, promesa de matrimonio u oferta de empleo falsa.  
Se la somete a servidumbre por deudas,  es obligada a prestar servicios para pagar su deuda.
Es amenazada con ser denunciada ante las autoridades por su estatus irregular como migrante y/o ser sometida a violencia de cualquier tipo, ella o su familia. 

La trata y la violencia contra las mujeres van de la mano.

alt

TRATA CON FINES DE MATRIMONIO FORZADO.

Ni una mujer más obligada a decir “sí quiero.”

La trata de seres humanos para la celebración de matrimonios forzados no se incluyó originariamente como uno de los fines de explotación de la trata en el Protocolo de Palermo . Sin embargo, el concepto de trata se ha ido ampliando y se ha incorporado a sucesivos instrumentos internacionales, como la Directiva Europea 2011/36/UE.
En España, se incluyó como delito en el artículo 177 bis, en la modificación del Código Penal de 2015, la trata de seres humanos con la finalidad de celebración de matrimonios forzados.
Además, en España, se ha tipificado de forma independiente el delito de matrimonio forzado en el Código Penal como un delito contra la libertad en el artículo 172 bis.1, el cual sanciona al que: “con intimidación grave o violencia compeliere a otra persona a contraer matrimonio”.
Entendemos por matrimonio forzado todo aquél que se celebra sin el consentimiento pleno y libre de, al menos, uno de los contrayentes. Es importante distinguirlo de otras situaciones o modalidades de matrimonio como:
  • Matrimonio pactado o concertado: es aquel matrimonio que ha sido pactado por terceros, generalmente familiares u otros miembros de la comunidad, y donde los cónyuges aceptan contraer matrimonio libremente, manteniendo, en principio, la capacidad para aceptar o rechazar la propuesta familiar.
  • Matrimonio simulado, fraudulento o de conveniencia: es aquel que se celebra con el objetivo de obtener beneficios jurídicos, económicos o sociales, sin que exista un vínculo sentimental real entre los contrayentes.
alt

Aisha.

alt
Aisha vivía en Marruecos con sus padres y su hermana menor. Acababa de cumplir los 18 años y su padre le dijo que, como regalo de cumpleaños, la iba a llevar a España a conocer a parte de su familia a la que nunca habían visitado. Su madre y su hermana se quedaron en Marruecos. Aisha y su padre se trasladaron en coche hasta el norte de España a casa de sus tíos. A los pocos días de llegar Aisha se enteró de que la intención real de su padre y de sus tíos era casarla con un hombre de su misma nacionalidad, mayor que ella y al cual no conocía. Este hombre vivía en Francia y se iba a desplazar a España para recogerla, casarse con ella y llevarla a Francia a vivir con él. Aisha se enfrentó a su padre y le dijo que ella no quería casarse, que quería continuar estudiando, pero él se puso muy violento, le dijo que ella no tenía nada que opinar, que él sabía lo que era bueno para ella y le prohibió salir de la casa. Aisha pudo contactar con su madre, la cual no conocía las intenciones de su marido y no estaba de acuerdo con el matrimonio. Su madre la ayudó girándole algo de dinero para que pudiera escaparse y coger un autobús con destino a Madrid, donde Aisha acudió a una amiga, antigua compañera del colegio que se había trasladado a vivir allí con su familia.    
 
Indicadores y elementos principales
Pueden ser casos tanto de trata transnacional como de trata interna.
La captación se lleva a cabo a través de personas de la familia y/o cercanas y conocidas.
Afecta mayoritariamente a menores de edad o a mujeres adultas jóvenes y puede afectar a mujeres de españolas, de nacionalidad extranjera, o nacionalizadas españolas (2ª generación).
La víctima (mayor o menor de edad) es entregada o vendida por algún familiar, o persona que tiene poder sobre ella, a cambio de un precio, dote, en pago de una deuda, o por razones de “honor familiar”.
La víctima es trasladada de forma engañosa o bajo coerción, rapto o violencia del lugar donde reside al lugar donde se celebra el matrimonio.
La víctima es presionada, coaccionada, obligada a contraer matrimonio (legal o bajo ritos religiosos o ceremonias tradicionales) en contra de su voluntad, sin prestar su consentimiento libremente.
La víctima sufre aislamiento, y tiene prohibida, o limitada su capacidad de comunicación con las personas de su confianza.
La víctima sufre limitación o privación de su libertad de movimientos. 
La víctima es objeto de insultos, abusos y/o violencia (psicológica, física, sexual).
A la víctima se le niega el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y sobre si quiere, o no, tener hijos/as.